ORACIÓN DEL MIÉRCOLES A LA MAÑANA


 

1. Buenos días, Padre, Dios.

 

Le saludas al Señor, le das gracias por estar ahí, por su compaña constante. Charlas con El durante en par de minutos. Le cuentas cuáles van a ser hoy tus trabajos y tus preocupaciones. Se lo ofreces todo: "Padre desde la mañana pongo todos mis quehaceres en tus manos".

 

 2. Eres discípulo de Jesús, el Maestro por excelencia, el hombre nuevo, modelo para crecer como persona. Pudieras decirle que hoy quieres que se te note que eres su discípulo, que no quieres diluirte en la masa y vivir como uno más. En algo se te tiene que notar.

 

Rézale esta pequeña oración:

 

Señor Jesús,

que tu presencia inunde por completo todo mi ser en esta mañana,

y tu imagen se marque a fuego y en mi.

Así hoy caminaré a la luz de tu figura,

pensaré como tú pensabas, sentiré como tú sentías,

actuaré como tú actuabas, hablaré como tú hablabas,

soñaré como tú soñabas y amaré como tu amabas.

Jesús que hoy sea, para todos con los que me encuentre,

testigo y transparencia de tu presencia  entre nosotros.

 

3. Terminas rezando la oración de los seguidores de Jesús de Nazaret: Padre nuestro...