PAPA FRANCISCO

Conoce a diario los Tweets del Papa aquí


El Papa ya está en su casa, tras agradecer a la Virgen "el éxito de su intervención quirúrgica"

 

El Papa Francisco regreso a casa. Recuperado de su operación de colon, Francisco salió del Policlínico Agostino Gemelli a bordo de su sencillo Ford azul, camino de la Casa Santa Marta, en el Vaticano, 10 días después de una cirugía programada en la que se le extirpó la mitad del colon. Testigos en el lugar vieron a Francisco, de 84 años, salir en un auto de la Policlínica Gemelli de Roma. Antes de regresar el Vaticano, se detuvo en la Basílica de Santa María la Mayor, para rezar ante su Virgen favorita: La Salus Populi Romani. El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, confirmó que el Santo Padre fue dado de alta del Hospital Universitario "A. Gemelli" poco después de las 10.30 de esta mañana y poco antes de las 12 del mediodía regresó a la Casa Santa Marta.

Última hora sobre el Papa: "Se encuentra en buen estado general, consciente y respirando por sí mismo"

 

Según el comunicado del Vaticano de última hora, el Papa Francisco "se encuentra en buen estado general, consciente y respirando por sí mismo", tras una intervención quirúrgica que "duró unas tres horas", y "se espera una hospitalización de unos 7 días. La enfermedad diverticular o diverticulitis es una condición del sistema digestivo que se relaciona a pequeñas protuberancias o bolsas —divertículos— que se forman con la edad en la pared del intestino grueso. La mayoría de las personas con divertículos no manifiesta síntomas y sólo se pueden enterar de la condición si tienen un escaneo por alguna otra razón. La operación a la que ha sido sometido el papa Francisco se suma a otras enfermedades e intervenciones que han afectado al pontífice en el pasado.

El Papa anuncia que visitará Budapest y Eslovaquia del 12 al 15 de septiembre

 

El papa Francisco anuncio que visitara el próximo 12 al 15 de septiembre Hungría y Eslovaquia   "Los paisanos de Jesús conocen a Jesús, pero no lo reconocen". "Es un riesgo que todos corremos: pensamos que sabemos mucho de una persona, la etiquetamos y la encerramos en nuestros prejuicios". "Cuando hacemos que prevalezca la comodidad de la costumbre y la dictadura de los prejuicios, es difícil abrirse a la novedad y dejarse sorprender". "Nos gusta creer en un dios “de efectos especiales”, que hace solo cosas excepcionales y da siempre grandes emociones"