OPINIÓN

Franco y el Valle de los Caídos

Carlos García de Andoin

21 de junio de 2018

 

Si hay un tema que provoca chorros de opinión y polarización política este es el de Franco y el Valle de los Caídos. Cinco reflexiones:

 

1.- Hace 7 años hubo una Comisión de Expertos suficientemente plural, impulsada por Ramón Jáuregui siendo ministro de la Presidencia que elaboró un buen informe. Tuve la suerte de participar en ella, como Secretario. ¿Cuál fue la recomendación principal? Hacer una resignificación democrática del lugar con ánimo reconciliatorio. Todos llegamos a compartir que debe ser un lugar memorial de todas, de todas las víctimas de la Guerra Civil. Sobre ello tuvo una gran contribución el filósofo Reyes Mate. Los restos de más de 30.000 personas no aconsejan ni la destrucción ni el abandono, para que lo cubra la vegetación. 

 

2.- Sí, ello implica exhumar a Franco. Primero, porque no es víctima, murió de forma natural. Segundo, porque además su actuación fue causa de la guerra. Tercero, porque su presencia distorsiona el significado del lugar. Con su tumba él monumento deja de ser un memorial de víctimas, para transmutarse en un mausoleo del dictador. En este punto hubo un voto particular, redactado por Herrero de Miñón, que no se oponía por principio a la exhumación, sino por razones de oportunidad. Era necesario aumentar los consensos sociales y políticos. 

 

3.- Pues bien, desde la presentación del Informe, a lo largo de estos casi 7 años, ha ido obteniendo el apoyo de los diferentes grupos parlamentarios, incluso de Ciudadanos. Aún falta el apoyo del PP. Pero incluso la Iglesia, que en su momento no quiso verse comprometida con las conclusiones del Informe, hoy apoya el talante y el contenido del mismo. Estaría dispuesta a colaborar con las tareas de resignificación del lugar. Su colaboración es necesaria.

 

4.- No obstante hay otro actor relevante, que se suele olvidar, el Rey. El Valle de los Caídos es regido por Patrimonio Nacional, donde se gestiona todo el patrimonio de la Corona española, pero hay otro dato más importante aún. Quien ordenó la entrega de los restos de Franco al Abad Lojendio, fue el Rey Juan Carlos, como Jefe de Estado. Luego, es el actual Rey quien debiera ordenar al Abad la entrega de los restos a su familia para su inhumación en otro lugar, como puede ser en el Pardo, junto a los restos de su esposa, cerca de donde tuvieron su residencia. 

 

5.- En último lugar, creo que el Gobierno debe enfriar esta cuestión. La agenda prioritaria de los primeros meses debe dirigirse a ayudar a ponerse en pie a los damnificados de la crisis económica. Si estos ven que Catalunya o el Valle de los Caídos absorben las energías del Gobierno de Sánchez vivirán una decepción de consecuencias impredecibles.