OPINIÓN

8 DE MARZO

Esta semana se respira un aire especial. Las calles, la ría, tienen color morado. Ante el 8-M se adivina una mezcla de reivindicación, solidaridad, o mejor, sororidad cómplice, y fiesta. Cargada de mil razones. Si, la revolución que junto a la verde y la tecno, marcan el cambio de nuestras sociedades. Una de las grandes revoluciones de la historia sin tanques ni ballestas, como dijo ayer la diputada foral de igualdad, Teresa Laespada, en la entrega de los premios Zirgari. No sin derramamiento de sangre, la de las víctimas de la violencia machista. 

 

La agenda feminista ha cogido brío. El año pasado las adolescentes y jóvenes, salieron a la calle, decididas a coger el testigo de las históricas. El movimiento de la igualdad, de la emancipación de las mujeres avanza, se contagia. Ello a pesar de los focos de resistencia y de extemporáneas voces. 

 

Mañana la Iglesia de Bizkaia se suma a esta fiesta reivindicativa con un acto de reconocimiento a mujeres que han bregado durante muchos años siguiendo a Jesús, comprometiéndose con la justicia social y tirando de la Iglesia hacia delante. Reconocimiento merecido.

 

Pero el cristianismo y las religiones en general tienen aún mucho que andar. La tradición patriarcal está especialmente sedimentada en las religiones. Hay que desembarazarse de ella. Ya! es tarde. Afortunadamente hay movimiento, Dentro. Un tuit de Pepa Torres: “las monjas feministas existimos y hacemos huelga el 8 M” en un par de días ha alcanzado 1500 retuits y 4000 me gusta.

 

Personalmente, la admisión al diaconado de la mujer por este papa, me parece la piedra de balance del pontificado. Hay cuestiones que han separado a feministas y a la Iglesia, pero hoy las prioridades de la agenda feminista son plenamente compartibles por las religiones: la lucha contra la violencia de género, la tolerancia 0 contra el acoso y el abuso sexual, la diferencia de salarios y de pensiones basada en género, el rechazo a legalización de los vientres de alquiler y la erradicación dela trata, la esclavitud sexual de las mujeres. ¿Por qué no trabajar juntas, juntos en estos retos? 

 

Ayer, en efecto, fue miércoles de Ceniza, el inicio de la Cuaresma. Para muchos es un tiempo especial. De ir a lo esencial. Este año coincide prácticamente con la Campaña electoral. Me temo que algunos que dicen defender la fe no se van a resistir a usarla y abusar de ella. Por favor respeten lo sagrado, respeten los sentimientos religiosos, que una misma fe, lo decía Pablo VI, puede conducir a compromisos políticos diferentes y legítimos. Buen día. 

División en la Izquierda

Esta noche pasada se ha celebrado el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. La candidatura de Errejón con Carmena, ha provocado un maremoto en el partido morado. Un sondeo de ayer mismo daba ya a Más Madrid una intención de voto mayor. 

 

No es extraño que ala condena inicial hayan seguido palabras más amables de Iglesias hacia Errejón. No es un traidor. Sin embargo, la pretensión de supeditar Mas Madrid a Podemos, que propone Iglesias, es una maniobra de corto recorrido. Errejón discrepa radicalmente de la estrategia de Iglesias y una de dos, o Podemos va bajo el paraguas de Mas Madrid, siendo Errejon en la Comunidad, como Manuela en el Ayuntamiento, los que marcan y definen los equipos que les acompañan,y la misma campaña, o me temo que Más Madrid y Podemos serán encarnizados rivales.Lo que ambos saben que deben evitar.

 

Hay dos modelos de izquierda en juego. La heredera de la tradición comunista, el centralismo democrático, llena de facciones que se descalifican unas a otras. Más ideológica y doctrinaria. O la del movimiento social, la del 15-M, más ciudadana, construida entre líderes y ciudadanos, menos organicista. Una que, en nombre de la pureza ideológica acaba siendo irrelevante en un rincón de la escena política. Otra, transversal, capaz para llegar a un ancho espectro de electores, y que juega a hacerse con el centro de la escena política. Hubo un tiempo en que Podemos pujaba por coger el relevo del PSOE. Hoy parece que se conforma con coger el testigo de Izquierda Unida.

 

Veremos la evolución. Toca a la organización de Madrid la decisión. Pienso que acabará habiendo, no un gran acuerdo, pero si un arreglo.

 

 

Por la parte del PSOE las aguas estén tranquilas en la Comunidad con Gabilondo. Efectivamente un buen resultado de Errejón puede aupar un gobierno de la izquierda en la Comunidad. En el Ayuntamiento habrá que ver. Un nuevo fichaje, Pepu Hernandez frente a Manuel de la Rocha. Un cristiano socialista de cultura militante que ayer dijo. “Mal mensaje decir que los independientes son mejores candidatos”.En fin, demasiados síntomas de crisis de la forma partido. Preocupante, porque no conozco democracia sin partidos.

¿Orar para qué?

Orar es tan sencillo que puede hacerlo un niño pequeño. Pero, a veces, parece tan difícil que millones de personas son incapaces de elevar su corazón a Dios y comunicarse con él. Tres dificultades.

 

“Orar, ¿para qué?". Es una objeción de nuestro pragmatismo occidental. Lo primero que brota de quien se mueve entre la autosuficiencia y el utilitarismo. ¿Para qué quiero a Dios? ¿Es que me va a resolver los problemas? ¿Me va a dar de comer? ¿Me va a procurar trabajo, dinero, seguridad? Y, sin embargo, sigue siendo verdad que “no sólo de pan vive el hombre” o ¿es que los occidentales de hoy ya no necesitamos paz interior, perdón, fuerza de conversión, esperanza?

 

“¿Orar? No tengo tiempo". Es otra reacción muy general. Porque esto no lo dice uno u otro. Lo dicen muchos. No hay tiempo para orar. Tenemos el día totalmente ocupado. Imposible introducir otra tarea más. Sin embargo, sería mejor llamar a las cosas por su nombre. Siempre tenemos tiempo para lo que realmente nos interesa. Decir “no tengo tiempo para orar”, ¿no equivale casi siempre a decir "Dios no me interesa”?

 

Cada uno sabrá cómo va construyendo su vida. Pero si un creyente no encuentra tiempo para estar con Dios, tampoco lo tendrá para estar consigo mismo, ni para estar en profundidad con las personas ni para crecer interiormente. ¿Dónde se alimentará su fe?

 

“¿Orar? No sé hacerlo. ¿Qué le puedo decir yo a Dios?”. Son muchas las personas que hablan en términos parecidos. No saben exactamente por qué, pero se sienten bloqueadas interiormente. No aciertan a ponerse en comunicación con él.

Las razones pueden ser diferentes, pero, muchas veces, detrás de esos razonamientos se esconde que sentimos miedo a la oración. Tenemos miedo a vernos “tal como sordos”. Miedo a entrar dentro de nosotros y descubrir qué frágiles son los apoyos sobre los que se sustenta esa fachada de lo que aparentamos ser.

 

No nos atrevemos a afrontar nuestra propia verdad. Nos da miedo esa realidad tan deslucida de lo que en verdad somos y sentimos. Nos cuesta encontrarnos a solas y cara a cara con Dios, el espejo más limpio y el que mejor delata nuestras torpezas y nuestra mediocridad.

 

¿Qué podemos hacer? ¿Seguir huyendo de Dios y de nosotros mismos? El episodio de los magos no es sólo un relato lleno de encanto. La búsqueda esforzada de esos hombres, el esfuerzo de búsqueda personal, de discernir la novedad, de recorrer un proceso, de salir de su tierra hasta caer de rodillas ante el Niño en actitud de adoración es una llamada que se nos hace a todos. La vida del hombre alcanza su mayor grandeza cuando sabe arrodillarse interiormente ante Dios. En él encuentra su auténtica verdad, el perdón y la paz.

Violencia sin fronteras

La violencia contra la mujer no conoce fronteras, ni geográficas, ni culturales, ni económicas. Nos alarma, como no puede ser de otro modo, la que ejerce el hombre sobre su pareja pero, como la hidra, esta violencia emerge mostrando sus muchas cabezas: discriminaciones múltiples, trata de mujeres y niñas, prostitución forzosa, abusos, violaciones, mutilaciones sexuales, asesinatos…una violencia selvática, la del depredador, más fuerte físicamente (y/o socialmente), sobre la pieza más vulnerable.

 

La violencia más generalizada, la que percibimos con horror, porque nos roza por lo cercana y nos conmociona por redundante, es la que se comete bajo el disfraz de una relación sentimental, cruel añagaza, la del falso cariño, que sólo es un arma más para someter a la víctima. Un vínculo emocional que el agresor utiliza para que la víctima desarrolle una especie de síndrome de Estocolmo. Una argolla que incomprensiblemente ata a la mujer maltratada con su sufrimiento y crea incluso, extraña paradoja, un lazo afectivo más fuerte entre víctima y victimario, tanto que se justifica su conducta o anima a retirar la denuncia que en un momento de desesperada lucidez se interpuso ante la policía; pero eso no significa que esas mujeres no sufran una parálisis o una retracción por el terror. Y aunque colectivamente estemos concienciados también debemos entender que individualmente el miedo ejerce de poderoso anestésico del sentido común.

 

Por eso debemos seguir actuando y arbitrando medidas de protección lo suficientemente “garantistas” como para que ninguna mujer tenga dudas sobre que quien la desprecia o la golpea no la quiere y que es más seguro salir de tan terrible situación.

 

A la mujer maltratada debemos garantizarle refugio, protección, atención, orientación jurídica y ayuda económica para que pueda reiniciar su vida, en muchos casos en soledad e incluso sin el apoyo familiar.

 

Hoy por hoy estas medidas están contempladas en las leyes, pero no sé por qué razón siempre hay un engranaje que chirría: una lectura restrictiva o desganada de la ley, una laxa actitud administrativa o policial, una resolución judicial que desbarra…Ayer conocimos que una mujer denunció a su expareja por intentar asesinarla. 15 meses después él está ya en la calle. El mismo tribunal que condenó a 'La Manada' por abuso sexual y no por violación, reconoce en los hechos probados que se trata de un caso de "homicidio en grado de tentativa", pero acaba condenando al agresor a 10 meses de prisión por "maltrato ocasional". al afirmar que el hombre desistió en su empeño "de forma eficaz", es decir, que no la mató. Esas interpretaciones de la justicia se hacen incomprensibles. Es complicado de explicar, pero parece que defenderse para que no le maten se convierte en un atenuante para el agresor porque no le hizo todo el daño que le podía haber hecho.

 

Una barbaridad. Un ejemplo más de que algo no funciona. Y más cuando más de 4500 mujeres en Euskadi precisan de algún tipo de protección de la Ertzaintza. No podemos entender estas situaciones  como normales. Está claro que  es necesario insistir en la sensibilización y en la educación como elementos imprescindibles para resituar al macho en una renovada sociedad que debe conquistar una convivencia en libertad y paridad, que supere cualquier desigualdad de género e instale el respeto a la dignidad de las personas como argumento que vertebre nuestras relaciones.

¡Que vuelva el latín al misal romano!

¡Que vuelva al latín! Lo digo en serio: ¡Que vuelva el latín a la liturgia romana!

 

Y no piensen que he perdido el juicio. He perdido sólo la esperanza, no ya de ver retirado de la circulación el «Misal Romano. Edición típica según la tercera edición típica latina, aprobada por la Conferencia Episcopal Española y confirmada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos», sino incluso la de ver asomar al ánimo de los pastores una mínima señal de preocupación o inquietud por el abandono en que el Misal ha dejado a los fieles.


¿Por qué volver al latín? Porque cuando el latín era la lengua ritual, los fieles suponían que con aquella lengua incomprensible el cura expresaba pensamientos sublimes, realidades misteriosas, cosas de Dios. Y ahora, que de aquella lengua del clero se ha hecho traducción literal a la lengua del pueblo, a todos ha resultado evidente que detrás de las palabras no había nada: ¡Nada!

 

Fíjense en el texto que padecemos esta semana en las misas del Tiempo Ordinario: 

 

"Dios todopoderoso y eterno, haz que te presentemos una voluntad solícita y estable, y sirvamos a tu grandeza con sincero corazón."

 

"Concédenos, Señor, estar al servicio de tus dones con un corazón libre, para que, con la purificación de tu gracia, nos sintamos limpios por los mismos misterios que celebramos."

 

"Señor, haz que nos sea provechosa la celebración de las realidades del cielo, para que nos auxilien los bienes temporales y seamos instruidos por los eternos."

 

Me pregunto si entre los millones de fieles de lengua española se encontrará uno solo que utilice semejante fraseología. Apuesto a que no.

 

Entonces, por favor, volvamos al latín. Al menos, nos engañaremos un poco a nosotros mismos pensando que decimos algo.

 

(Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger).

Franco sigue dando guerra

Carlos García de Andoin

Radio Popular 11/10/2018

 

Franco sigue dando guerra. Cuando hace 10 días la familia designó, de acuerdo con el procedimiento del Gobierno, la cripta de La Almudena, como destino definitivo de los restos del dictador, muchos nos llevamos las manos a la cabeza. Más aún, cuando el portavoz de la Conferencia Episcopal, Gil Tamayo, dijo que no podrán hacer nada, pues la familia tiene los títulos de propiedad del panteón. Y el remate fuecuando ayer la Vicepresidenta Calvo, dijo que el Ejecutivo tampoco no puede impedir ese destino si esa es la voluntad de la familia y la Iglesia no se opone.

 

Así que, dado que Gobierno e Iglesia sostienen que no pueden hacer nada por evitarlo, todo parece indicar que la jugada maestra de la familia de Franco va a ser consumada. Golazo al Gobierno, golazo a la Iglesia. Me niego a aceptar que las cosas puedan acabar de esta manera. Para eso, francamente, mejor que los restos de Franco se queden en el Valle de los Caídos.

 

El Gobierno debe ser consciente de queesta ubicación realza la legitimidad simbólica, social y política de Franco. En el centro de Madrid, junto a la plaza de Oriente, bajo la custodia no de una abadía vetusta allá en la sierra, sino bajo la protección del manto de la Almudena, patrona de Madrid, y de la Iglesia catedral de una diócesis, llena de vitalidad, por la cual pasan anualmente más de dos millones de personas.

 

Una legitimación que no es sólo religiosa, sino que tiene claramente connotación estatal. Ha sido lugar frecuente de celebración de funerales de Estado, pero, sobre todo, porque arquitectónicamente, situada ante el Palacio de Oriente, evoca la vieja Alianza entre el Trono y el Altar. Cuando ayer la vicepresidenta Calvo dijo que “lo más importante es que los restos no reposen en un monumento público”, creo que no tiene suficientemente en cuenta la denotación pública, paraestatal, desde todos los puntos de vista, de la catedral de La Almudena. El Gobierno debe ser consciente de que, a partir de la inhumación, el lugar cambiará de significado, pasando a convertirse en meta de la peregrinación de neofranquistas, junto al Palacio Real. Queridos oyentes, el resurgir de la ultraderecha en Europa y en España, no nos permite ni una sola frivolidad cediendo el centro del campo de juego al mausoleo de un dictador.  Además de convertir, sin ninguna duda,el lugar en zona sensible para la problemáticas de orden público.

 

Una tumba de Franco en La Almudena por los siglos de los siglos, también va a tener un grave impacto para la Iglesia. Dificultará su servicio de comunión, lo que debe preocupar al cardenal Osoro, especialmente, pero también  a todos los obispos, porque la reivindicación de la Iglesia de su contribución a la democracia en España, va a quedar gravemente en entredicho.

 

Hoy, todo apunta a un choque de culpas. El Gobierno acusando a la Iglesia de complicidad. Y la Iglesia achacando al Gobierno de impericia e inconsciencia. Es necesario un diálogo para evitar que se consume el desastre. Y el primer responsable es el Gobierno. 

Vientres alquilados

Carlos García de Andoin

Radio Popular 20/09/2018

 

En 2016, unas 1.200 parejas de España obtuvieron sus hijos por medio del vientre del alquiler, lo que se llama maternidad subrogada. Estos días han dado la cifra de 2017: han sido 3000. En España es ilegal, pero se trasladan a otros países, una docena aproximadamente donde sí está legalizada esta práctica.

 

Hace un año aproximadamente Ciudadanos propuso su legalización. Y en la ONU hay un fuerte lobby a favor de liberalizar esta práctica. Por su parte el movimiento feminista está reaccionando. Se ha constituido una amplia plataforma la Red Estatal contra el alquiler de vientres.

 

Hay quienes remiten la cuestión a un acuerdo de conveniencia, sobre el que no deben proyectarse argumentos morales o ideológicos. La mujer que dispone su vientre lo hace en el ejercicio de su libertad. La pareja que encarga el embarazo, por las razones que fuere recurre a este método de reproducción “asistida” en el ejercicio de su libre albedrío, por lo que está dispuesto a pagar un dinero. Acuerdan servicio y discreción por dinero. Y se acabó. ¿Es así?

 

Creo francamente que hay cuestiones éticas y antropológicas en juego. A todas luces, es una mercantilización del cuerpo de la mujer, que no es comprado, pero sí es alquilado, en una dimensión de sí estrechamente vinculada a la dignidad de la persona. Hiere más la sensibilidad moral, las condiciones que incluye la prestación del servicio: la maternidad por sustitución niega a las mujeres todo margen de decisión respecto de la gestación, la crianza, el cuidado y la educación de la criatura. El alquiler representa una autoanulación de su maternidad.

 

Para hacer más digerible esta propuesta en la sociedad y salir al paso de la crítica de mercantilización del cuerpo de la mujer, se ha planteado una legalización condicionada, la subrogación llamada altruista. Esto es, sólo permitir la que es por razón solidaria, sin contraprestación económica. Otros lo sitúan como una práctica más en el marco del movimiento de la economía colaborativa. El cuerpo no es un coche que tengo, no es una casa que tengo y ofrezco, sino que soy yo mismo, yo misma. Somos cuerpo y de esta manera es la misma mujer la que queda enajenada.

 

La antropología cristiana vincula amor, sexualidad y procreación. Históricamente lo ha hecho de forma muy rígida. Así fue con la prohibición del uso de anticonceptivos ahora que ha sido el 50 aniversario de la Humanae Vitae.  Pero, ciertamente, trocear antropológicamente su interrelación, no tendrá otro resultado que la deshumanización. La mujer no es un contenedor.

Franco y el Valle de los Caídos

Carlos García de Andoin

21 de junio de 2018

 

Si hay un tema que provoca chorros de opinión y polarización política este es el de Franco y el Valle de los Caídos. Cinco reflexiones:

 

1.- Hace 7 años hubo una Comisión de Expertos suficientemente plural, impulsada por Ramón Jáuregui siendo ministro de la Presidencia que elaboró un buen informe. Tuve la suerte de participar en ella, como Secretario. ¿Cuál fue la recomendación principal? Hacer una resignificación democrática del lugar con ánimo reconciliatorio. Todos llegamos a compartir que debe ser un lugar memorial de todas, de todas las víctimas de la Guerra Civil. Sobre ello tuvo una gran contribución el filósofo Reyes Mate. Los restos de más de 30.000 personas no aconsejan ni la destrucción ni el abandono, para que lo cubra la vegetación. 

 

2.- Sí, ello implica exhumar a Franco. Primero, porque no es víctima, murió de forma natural. Segundo, porque además su actuación fue causa de la guerra. Tercero, porque su presencia distorsiona el significado del lugar. Con su tumba él monumento deja de ser un memorial de víctimas, para transmutarse en un mausoleo del dictador. En este punto hubo un voto particular, redactado por Herrero de Miñón, que no se oponía por principio a la exhumación, sino por razones de oportunidad. Era necesario aumentar los consensos sociales y políticos. 

 

3.- Pues bien, desde la presentación del Informe, a lo largo de estos casi 7 años, ha ido obteniendo el apoyo de los diferentes grupos parlamentarios, incluso de Ciudadanos. Aún falta el apoyo del PP. Pero incluso la Iglesia, que en su momento no quiso verse comprometida con las conclusiones del Informe, hoy apoya el talante y el contenido del mismo. Estaría dispuesta a colaborar con las tareas de resignificación del lugar. Su colaboración es necesaria.

 

4.- No obstante hay otro actor relevante, que se suele olvidar, el Rey. El Valle de los Caídos es regido por Patrimonio Nacional, donde se gestiona todo el patrimonio de la Corona española, pero hay otro dato más importante aún. Quien ordenó la entrega de los restos de Franco al Abad Lojendio, fue el Rey Juan Carlos, como Jefe de Estado. Luego, es el actual Rey quien debiera ordenar al Abad la entrega de los restos a su familia para su inhumación en otro lugar, como puede ser en el Pardo, junto a los restos de su esposa, cerca de donde tuvieron su residencia. 

 

5.- En último lugar, creo que el Gobierno debe enfriar esta cuestión. La agenda prioritaria de los primeros meses debe dirigirse a ayudar a ponerse en pie a los damnificados de la crisis económica. Si estos ven que Catalunya o el Valle de los Caídos absorben las energías del Gobierno de Sánchez vivirán una decepción de consecuencias impredecibles.