EUROPA SOCIAL

Comentario de opinión de Carlos García de Andoin

      Cuando todavía no se ha constituido el nuevo Parlamento Europeo y cuando están preparándose los acuerdos complejos para la asignación de responsabilidades entre las familias ideológicas y los países europeos, entre los que España  con Pedro Sánchez ha ganado un enorme peso, hemos recibido una noticia importante: la Comisión Europea nos saca de la UVI. Dejamos atrás la década de la austeridad. Nuestras constantes vitales se han recuperado y las analíticas nos dan para salir a la calle. España sale del procedimiento de déficit excesivo. La Comisión Europea ha dado este miércoles por cerrada la época de los grandes desfases presupuestarios heredados de la Gran Recesión y de la imposición de la vigilancia correctora europea, por la que han pasado un total de 24 países. En la situación inversa únicamente está Italia con todos los indicadores de déficits y endeudamiento salidos de madre. 

 

      No está mal recordar varias cosas:

  • Europa tardó en responder adecuadamente. La Unión Monetaria nos dejó maniatadados a los países y carecía de instrumentos financieros para hacer frente a la crisis a la vez que una enorme falta de mirada colectiva. 
  • La política de ajuste presupuestario era necesaria pero podía haberse gestionado con más flexibilidad y con meno rigores. 
  • El “éxito” de la austeridad está montado en una pirámide de sacrificios: la devaluación salarial de un 10%; desahucios, suicidios, familias dependientes de las pensiones de jubilación. 
  • Costes cuya repercusión aún no hemos evaluado: miles de jóvenes formados que han emigrado, abandono de inversión en investigación, reducción de presupuesto en educación, 
  • Déficit de soberanía democrática, bajo la imposición de una reforma constitucional express.
  • Adelgazamiento de las clases medias y trabajadoras, la precarización estructural del trabajo.

      Por último, el populismo y el euroescepticimo, asi como la islamofobia no son champiñones nacidos de un día de lluvia con temperaturas cálidas. Son producto de la crisis y de las políticas de austeridad. Toca ahora fortalecer el Pilar Social de Europa y ayudar a paliar hasta el límite de lo posible a todos los damnificados de esta década de austeridad