UN LIBRO AL MES

Libros de los meses anteriores, aquí


Septiembre de 2018

 

 

LA MÍSTICA DE JESÚS. Desafío y propuesta

Autor: Gabino Uribarri Bilbao, SJ

Editorial: Sal Terrae

 

Para el autor de este libro, uno de los retos más agudos que tiene el cristianismo de nuestro tiempo es: dar una respuesta a la auténtica y sincera sed de experiencia religiosa y de Dios que actualmente tienen muchas personas. La base de este reto está en el  auge y el prestigio que están teniendo las religiones orientales y, sobre todo, el misticismo de  la “Nueva Era” que según el autor “en el ámbito de la espiritualidad en el mundo occidental es competidor principal”.

 

Ante este desafío la propuesta de  Gabino Uribarri es la siguiente: hay que recuperar la persona de Jesús y proponer de nuevo su mística como respuesta a los anhelos de plenitud del hombre de hoy. En la segunda parte del libro, nos ofrece de una manera clara y pedagógica, algunos rasgos de la mística de Jesús:

 

ü  Una mística filial: el abbá.

ü  Una mística orante: el Padrenuestro.

ü  Una mística al servicio del reino de Dios

ü  Una mística combativa: afrontar el conflicto.

ü  Una mística pascual: la entrega sin reservas y el júbilo del triunfo.

 

Tras ofrecernos estos rasgos fundamentales de la mística de Jesús, como prototipo y norma de la mística cristiana, finaliza el libro -270 páginas- con un capítulo en el que nos muestra cómo la mística de Jesús puede tener un gran atractivo para el hombre de hoy ya que da respuesta a ese anhelo que todos llevamos dentro: alcanzar la plenitud, ser como Dios, ser dioses.

 

 Las últimas líneas del libro están dedicadas a una certera advertencia: “Mucho me temo que la compulsión de vender en seguida mística y espiritualidad nos está despistando a los cristianos posmodernos occidentales hasta el punto de envolver como mística cristiana, en nuestros centros de espiritualidad, librerías y  editoriales… propuestas que, pese a su acogida entusiasta y su beneficio al proporcionar satisfacción a fuertes demandas del yo posmoderno, nos induzca a dejar de proponer el verdadero rostro de Dios”.

 

 

Román Bilbao Arrospide