UN LIBRO AL MES

Libros de los meses anteriores, aquí


Febrero de 2019

 EL CIELO, ESPERAN ZA Y COMPROMISO

Víctor Codina. S. J. Sal Terrae. El Pozo de Siquén, nº 394. 2018

 

El filósofo alemán Immanuel Kant, tratando de deslindar los campos de la fe, la moralidad y la ciencia, formuló en el año 1781 tres preguntas: ¿Qué podemos saber? ¿Qué debemos hacer? ¿Qué nos cabe esperar? Según él, la ciencia responde a la primera, la moral a la segunda y la fe religiosa la tercera. 

 

La experiencia de haber dado varios cursos de formación a catequistas y de acompañar a grupos bíblicos me ha llevado a constatar: primero, que no es «políticamente correcto» formularse preguntas sobre el más allá; segundo que una lectura dualista y demasiado literal de los textos bíblicos durante muchos siglos, han contribuido a que la escatología –conjunto de creencias y doctrinas cristianas sobre el destino del hombre y del universo-  sea una asignatura pendiente para una gran mayoría de los cristianos.

 

El libro de Víctor Codina, en mi opinión, puede ser una buena ayuda a fin de tener una visión renovada y cristiana de lo que nos cabe esperar cuando llegue a término nuestra existencia. Además tiene la virtud de decirlo en pocas páginas (158) y de ser muy claro. Cosa que se agradece.

 

De una manera breve os doy cuenta de su contenido. Tras una exposición breve  de las escatologías de las grades religiones, hace un resumen de la fe de Israel en la resurrección, de la esperanza escatológica del Nuevo Testamento y el misterio Pascual.

 

Las últimas 50 páginas están dedicas a hablar del cielo, la vida eterna, el purgatorio, el infierno, la muerte y el Reino de los cielos. Estoy seguro que en estos últimos capítulos os encontraréis con bastantes cosas que os van a sorprender pero que también os darán elementos para discernir entre las muchas y variadas repuestas que sobre este tema se están dando actualmente a fin de que no se verifique en nosotros lo que hace años, con cierta ironía, dijo G.K. Chesterton: «Cuando los hombres no creen en Dios, no es que no crean en nada, es que creen en cualquier cosa»

 

Roman Bilbao Arrospide