Primeras Comunionies

Reflexión para los padres de los niños que van a hacer la 1ª Comunión

Se acercan las primeras comuniones y  queremos ayudaros a que viváis ese día con mucha alegría y, sobre todo, con autenticidad.

 

No quisiéramos que la Primera Comunión sea un día más, un mero rito o acontecimiento social. Y puede llegar a serlo. Quizás no para ti, pero sí para algunos.

 

Nosotros, de hecho, estamos preocupados como parroquia.

 

-Hay padres que no asisten a nada.

 

-Hay padres a los que nunca se les ve por la iglesia.

 

-Hay otros padres a los que solo se les ve  esporádicamente.

 

-Hay niños a los que nunca se les ha visto en una Eucaristía.

 

-Y lo que más nos preocupa, y nos da pena, es que gran parte de los niños desaparecerán tras la Primera Comunión. Primera y última Comunión.

 

A menudo nos preguntamos:

 

¿Qué habrá movido a algunos padres a solicitar la Primera Comunión para sus hijos, cuando aparentemente no les interesa mucho?

 

¿Querrán cumplir con algún rito social?

 

¿Se sentirán presionados por alguien o algo?

 

Padres tan modernos en muchas cuestiones… ¿estarán viviendo de un pasado  que no tiene ningún sentido?

 

Os adelantamos que no os estamos invitando a que vuestros hijos no hagan la Primera Comunión. Ni mucho menos. Simplemente os queremos hacer reflexionar y pediros algunas cosas:

 

1.- Quisiéramos, -os lo decimos con mucho cariño-  que si os habéis abandonado en la fe, volváis a reencontraros con esa fe que habéis pedido a la parroquia  para vuestros hijos. Nunca es tarde.

 

2.- Que vuestros hijos hagan la Primera Comunión y al día siguiente desaparezcan puede ser duro para los niños. Durante cuatro años hemos estado –a petición vuestra- educándoles en la fe y ahora cortamos su crecimiento diciéndoles: “se ha terminado la historia”. ¿Es  justo?

 

3.- Más aún, os decimos: si vuestros hijos no continúan su formación y crecimiento en la fe, dentro de muy poco dirán que  todo lo que les hemos dicho era  un cuento para niños, algo que no sirve para nada.

Creemos, en consecuencia, que debierais asegurar la continuidad de estos niños a través de su presencia en las eucaristías con vosotros y en grupos cristianos, en la parroquia o en otros lugares. En ellos van a encontrar un ámbito de valores sólidos y seguridad para su fe en momentos tan adversos como los actuales.

  

Todo lo que aquí os dejamos  está escrito con los mejores deseos. No tiene otra finalidad que ayudaros a vivir con autenticidad la Primera Comunión de vuestros hijos, que, sin duda, es también un día muy importante para todos vosotros.

  

 

Los responsables de la Parroquia