El Papa y los jóvenes

Inaugurado el SÍNODO SOBRE LOS JÓVENES

Se celebra desde el 3 hasta el 28 de octubre en el Vaticano

CARTA DE LOS PADRES SINODALES A LOS JÓVENES DEL MUNDO

Nos dirigimos a vosotros, jóvenes del mundo, nosotros como padres sinodales, con una palabra de esperanza, de confianza, de consuelo. En estos días hemos estado reunidos para escuchar la voz de Jesús, “el Cristo eternamente joven” y reconocer en Él vuestras muchas voces, vuestros gritos de alegría, los lamentos, los silencios.

 

 

Conocemos vuestras búsquedas interiores, vuestras alegrías y esperanzas, los dolores y las angustias que os inquietan. Deseamos que ahora podáis escuchar una palabra nuestra: queremos ayudaros en vuestras alegrías para que vuestras esperanzas se transformen en ideales. Estamos seguro que estáis dispuestos a entregaros con vuestras ganas de vivir para que vuestros sueños se hagan realidad en vuestra existencia y en la historia humana.

 

Que nuestras debilidades no os desanimen, que la fragilidad y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza. La Iglesia es vuestra madre, no os abandona y está dispuesta a acompañaros por caminos nuevos, por las alturas donde el viento del Espíritu sopla con leyómás fuerza, haciendo desaparecer las nieblas de la indiferencia, de la superficialidad, del desánimo.

Cuando el mundo, que Dios ha amado tanto hasta darle a su Hijo Jesús, se fija en las cosas, en el éxito inmediato, en el placer y aplasta a los más débiles, vosotros debéis ayudarle a levantar la mirada hacia el amor, la belleza, la verdad, la justicia.

 

Durante un mes hemos caminado juntamente con algunos de vosotros y con muchos otros unidos por la oración y el afecto. Deseamos continuar ahora el camino en cada lugar de la tierra donde el Señor Jesús nos envía como discípulos misioneros.

La Iglesia y el mundo tienen necesidad urgente de vuestro entusiasmo. Hacéos compañeros de camino de los más débiles, de los pobres, de los heridos por la vida.

 

Sois el presente, sed el futuro más luminoso.

 

Roma, 28 octubre 2018

RUFFINI: EL MENSAJE DEL SÍNODO, UNA IGLESIA UNIDA EN EL ANUNCIO DEL EVANGELIO

El Papa Francisco y Paolo Ruffini  (Vatican Media)
El Papa Francisco y Paolo Ruffini (Vatican Media)

Paolo Ruffini, nombrado el pasado mes de julio por el Papa como nuevo Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, ha dirigido los Informes diarios a los periodistas acreditados ante el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes. En esta entrevista explica cómo el Sínodo ha comunicado la belleza de una Iglesia que sabe caminar junta, a la escucha de lo que hoy dice el Espíritu.

 

Antonella Palermo/Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano

 

Un evento de fe y de comunión para comprender lo que el Espíritu Santo nos dice hoy para llevar el Evangelio a todo el mundo: ha sido el Sínodo de los Jóvenes, que ha concluido el domingo pasado, según Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación. Como Presidente de la Comisión de Información del Sínodo, dirigió los Informes diarios para los periodistas acreditados.

 

Paolo Ruffini, ¿qué crees que ha comunicado este Sínodo a los jóvenes de la Iglesia y del mundo entero?

 

Creo que ha comunicado sobre todo la belleza de caminar juntos y la posibilidad de una Iglesia joven, sin miedo, llena de entusiasmo, unida.

 

Usted ha iniciado su encargo como Prefecto del Dicasterio para la Comunicación con un acontecimiento muy fuerte. ¿Cuál ha sido su experiencia personal?

 

Han sido días muy llenos, muy cansados, pero hermosos. He visto tanta fe, tanto espíritu de comunión. Mucha oración, mucha paciencia para escucharnos los unos a los otros. He visto la posibilidad de un futuro mejor. He visto cómo el Papa guía a la Iglesia acompañando a los pastores, tranquilizándolos, orando con ellos, y cómo los pastores son apoyados por el pueblo de Dios.

 

¿Cómo fue la comunicación en los trabajos sinodales?

 

Creo que bien. En el sentido de que hemos construido un diálogo constante con los medios de comunicación de todo el mundo. Día tras día. No hay comunicación si no hay diálogo. Y los Informes diarios han sido esto: un diálogo con varias voces. Compuesto de preguntas y respuestas. En un mundo acostumbrado a otros mecanismos, donde el debate no es un momento de confrontación, de escucha, de discernimiento, y donde lo que se busca no es la comunión sino el choque, no fue fácil para nosotros explicar la singularidad de este acontecimiento en el que la oración se entretejía con las intervenciones y la asamblea a medida que pasaban los días, se hacía una cosa sola, y bajo el impulso de los jóvenes oyentes, cada vez más joven. Al final, sin embargo, creo que el mensaje ha pasado. En el texto del documento final, pero no sólo en él. Ha pasado en la experiencia vivida y narrada por todos los Padres sinodales. Por todos los jóvenes. Durante un mes el Aula del Sínodo ha sido – como ha dicho el Papa – un espacio protegido donde el protagonista no ha sido nunca la opinión individual de un padre o de un auditor, sino el discernimiento de una asamblea en comunión, que con los jóvenes ha intentado comprender lo que nos dice hoy el Espíritu, para encarnar el mensaje de Jesús y del Evangelio en nuestro tiempo. Eso esto lo que hemos tratado de comunicar. Espero que hayamos hecho lo suficiente, pero también sé que nunca tienes que pensar que has hecho bastante.

 

Hay un punto en el Documento Final que se refiere al desafío digital, donde leemos de una invitación del Sínodo a habitar el mundo digital, promoviendo las potencialidades comunicativas para impregnar de Evangelio sus culturas dinámicas. Y luego se espera la creación de Oficinas y Organizaciones para la cultura y la evangelización digital, precisamente para fomentar el intercambio, las buenas prácticas y contrarrestar la difusión de “noticias falsas” sobre la Iglesia....

 

Yo diría que este es un punto fundamental. De hecho, ni siquiera diría que éste es uno de los temas entre otros, pero algo que ha inervado todos los demás temas de debate. Lo digital no es una herramienta, es un ambiente. Es el ambiente de nuestro tiempo. No es un mundo aparte, no es un nuevo continente. Es un poco como el lugar de los lugares. Es el entorno donde todas las lenguas y todos los continentes se unen, cancelando el tiempo y el espacio. Es el lugar donde se forman identidades, conocimientos, amistades, amores y rencores. Todo esto nos desafía. Y necesitamos que nos ayuden los jóvenes a habitar este mundo. Más de un Padre sinodal ha citado al Santo Cura de Ars para decir con él: “Ayúdame a encontrar el camino y entonces te diré el camino más grande, que es el de la santidad, del amor, de la Verdad, del Paraíso, del seguir a Jesús”. Es lo mismo que debemos decir a los jóvenes de hoy: ellos saben cómo guiarnos en este mundo, pero nosotros debemos cambiar la perspectiva de este mundo. En una sociedad digital construida tan a menudo sobre la negación del otro, sobre el resentimiento, sobre la falsedad, nosotros podemos restaurar la verdad y la posibilidad de encuentro, podemos hacer del ambiente digital – el mundo digital, el lugar digital – un lugar hermoso para ser vivido.

Día 26 de octubre

"A los jóvenes que están siguiendo el Sínodo les diría que sigan compartiendo sus experiencias y que siempre sigan sus ideales, este Sínodo es el inicio de un cambio en la Iglesia que tiene que continuar en los diferentes países y regiones”.


Día 25 de octubre

La hermana María Luisa habla sobre el rol de la mujer en la Iglesia y las expectativas que ha puesto en este Sínodo

Día 24 de octubre

Día 23 de octubre

Los trabajos se cerrarán el próximo domingo con la Santa Misa solemne en la Basílica Vaticana. Esta mañana en el Aula, se presentó el borrador del Documento Final.


Día 22 de octubre

Gracias de los jóvenes de Irak al Papa Francisco

Día 20 de octubre

"La Iglesia ayude a los jóvenes a realizar sus sueños"

Día 19 de octubre


Día 18 de octubre

Día 17 de octubre

"Uno de los jóvenes del Sínodo se acercó al Papa y le dijo:

-Santidad, ¿si algo no nos gusta, podemos silbar?

-Bueno, a mí, sí; a los demás, mejor que no lo hagáis, pero sentiros siempre libres".

 


Día 16 de octubre

Día 15 de octubre

Día 13 de octubre

"Los jóvenes deben ser acompañados, no dirigidos"


Día 12 de octubre

Día 11 de octubre

La vocación nave en la comunidad: para ser verdaderamente un “hospital de campaña”, y no una clínica exclusiva... La pastoral juvenil nunca debe perder de vista el “con”, es decir, la relación directa con los jóvenes. En los jóvenes la Iglesia se mira a sí misma. Y su fuerza está en ser el lugar donde los jóvenes pueden encontrar a Cristo resucitado.

Día 10 de octubre


Día 9 de octubre

Nuevos retos de la Iglesia: más protagonismo para los jóvenes.

Día 8 de octubre

"Sínodo, esperanza para jóvenes cre-yentes y no creyentes"

Día 6 de octubre


Día 5

Día 4

Que la Iglesia sea la casa de los jóvenes

Día 3. Inauguración


Preparación del Sínodo sobre los jóvenes

Reunión del Papa y los jóvenes

El Papa se ha reunido los días 19 de marzo y siguientes con más de 300 chicos y chicas de los cinco continentes.

Ha recordado que se habla mucho de los jóvenes, pero sin interpelarles. Son a menudo "marginados de la vida pública", en medio de una cultura que "por una parte idolatra a  la juventud, tratando de que no termine jamás, por la otra excluye a los jóvenes de ser protagonistas". "En la Iglesia no debe ser así", hay que "ponerse a la escucha de todos los jóvenes, ninguno excluido."

Hablen sin filtros

“Yo les exhorto, por favor: sean valientes estos días, cuenten todo lo que les viene a la mente; y si te engañas a ti mismo, otro te corregirá.

¡Pero adelante, valientemente! El Papa recordó una vez más que “en tiempos difíciles, el Señor hace avanzar la historia con los jóvenes”.  “Están invitados. Su aporte es indispensable”.

Ineractividad...

“Acompañamiento, escucha y cercanía”, son las palabras que más resuenan durante los coloquios y trabajos que se están llevando a cabo en la Reunión Presinodal de Roma, del 19 al 24 de marzo y que ha reunido a unos 300 jóvenes de los cinco continentes, a los que se suman unos 15.000 más que a través de las Redes Sociales están enviando sus propuestas y desafíos.

Unas aportaciones que se incluirán en el documento conclusivo y serán de gran valor de cara al próximo Sínodo de los Obispos, en programa para octubre de 2018.

Finalizó el encuentro el 22 de marzo.