ORACIÓN DEL LUNES A LA MAÑANA


 

1. Empiezas un nuevo día, una nueva semana cargada de proyectos y sueños. La vida te va a sorprender gratamente. Empieza con alegría esta jornada.

 

Pide al Buen Dios, en primer lugar, su fuerza y coraje  para este nuevo  día. Recuerda: "Pedid y se os dará" (Mt. 7,); "Dios es mi refugio y fortaleza. Mi Dios, en ti confío (Salmo 91,2). Tienes que dar lo mejor de ti mismo.

 

 

2. En un segundo momento dile a Dios Padre que  quieres vivir hoy  como discípulo de Jesús. Dile que quieres que se note que perteneces al grupo de los seguidores del Maestro de Nazaret.

Puedes, para ello,  marcarte un pequeño compromiso de superación en alguno de los aspectos en los que sientes que eres habitualmente débil.

 

 

3. Concluye con un Padre Nuestro, poniéndote en manos del "Padre". Es nuestra oración por excelencia.